KIKI

KIKI

KIKI

Película sexy para mayores de edad por las escenas esplicitas que contiene que pueden perturbar a los más jóvenes (Candela peña en bragas). Es una película en la que todos realizan sexo pero no normal (como el que hago yo siempre) sino raro, en plan fobias. Por ejemplo, una muchacha tiene la fobia de hacer el amor cuando la están atracando. Siempre que la atracan sufre un orgasmo en sus partes. Cada vez que le llega la factura de la luz imaginate el despiporre. El protagonista es Paco León, que va a un médico porque su novia no le realiza felaciones sexuales apropiadas, no sabía que por eso se podía ir al médico, pero se ve que sí, que lo cubre la seguridad social. Así que le recetan ir a un club de pervertidos donde encontrarán lo que buscan. Se trata de un antro un poco sórdido, hay un abuelo con tangas de cuero que le gusta que le den golpes en el pompis con una raqueta de badminton, y en general buen ambiente. Se encuentra con uno que tiene la fobia de que le hagan meado encima como si fuera un árbol, y Paco León le pega un buen chorretón. Yo a ese club no voy.

Luego está Candela Peña, que le gusta que su marido llore como un descosido, porque las lágrimas le ponen sensual, y cuando ve lágrimas en sus ojos para ella son como feromonas que la ponen al 100% de excitada. Lo malo es que las lágrimas no embarazan, y ella lo que quiere es embarazarse, así que luego realizan la cúpula y los espermatozoides de él fecundan sus trompas, creándose un nuevo ser del que yo no quiero saber nada porque con esos padres no sé que puede salir de ahí. De hecho al principio los médicos se creen que es cáncer, con eso que te diga imagínate.

También está el otro matrimonio. Ella sufrió un accidente de avión y quedó paralítica de pelvis para abajo, aunque ocasionalmente puede ponerse de pie pero solo un poco, lo suficiente para que veamos lo débil que está. Esa no quiere saber nada ni de penes ni coitos, que raro, así que el otro no tiene más remedio que dormirla y entonces ya ancha es castilla. La trata como a una muñeca rusa, la maquilla, la viste con ropa sensual, baila con ella (baila mejor dormida que despierta), la abraza, la viola, y en definitiva cosas de enamorados. Lo malo es que la asistenta guatemalteca se entera y pide a cambio un par de pechos femeninos (él vende tetas) a precio de fábrica, no es lista ni nada, así que él le promete que le pondrá silicona en sus pezones a cambio de su silencio. La peruana acepta y mira para otro lado.

Me queda la mejor historia, la sordomuda. Su gusto son las telas suaves. Se frota con las cortinas si son de seda, lo intenta controlar pero no puede. Trabaja en jazztel de telefonista, y te llama todos los días para ofrecerte la fibra óptica. La gente le dice que no, pero como es sorda no se entera y te vuelve a llamar al día siguiente. Total, que un día le llama un chico sordo pero que igualmente tiene deseos sexuales, una cosa no quita la otra, no tiene orejas pero tiene glande. Así que llama a una línea erótica y jazztel también te atiende en esos casos. La pasan con la prostituta telefónica pero le pide que por favor la traduzca todo al braile para que se entere. Me di cuenta de lo fácil que es hablar sordomudo.

La moraleja es que cada uno es como es y no pasa nada, aunque seas un guarro tienes derecho a ser feliz siempre que no hagas daño a nadie. Por cierto, la pareja del principio de paco leon, ella era lésbica y paco león no, así que hacen un trío y ya está, eso también es una fobia. Fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *