AMERICAN HISTORY EQUIS

AMERICAN HISTORY X

 

AMERICAN HISTORY EQUIS.

Película muy cruda, en el sentido de jo que mal te deja. La equis es meramente alfabética, no pornográfica.

El protagonista es Eduard Norton, un nazi hitleriano. Al principio no se sabe a ciencia cierta que lo sea, es una intriga de la película, pero te van dando pequeños detalles para que vayas liando cabos. Por ejemplo, si te fijas cuando se quita la camiseta, tiene el símbolo de los nazis: unas aspas de un ventilador de estos que se ponen en el techo, pero con las aspas dobladas. Otra pista es cuando odia a los negros sólo por la negrura que desprenden, no porque sean más altos ni más guapos, solo porque tan negro no se puede ser (es lo que ellos piensan, yo no pienso así en absoluto). El protagonista pega una paliza a uno y lo meten en la cárcel. Allí hace migas con un mejicano, y se llevan bien, pero sus nacis de celda le dice qué carajo haces, no puedes ser amigo de él. Él dice que qué pasa, si no es negro ni mulato, y ellos dicen que ahora sudamericanos tampoco, son las nuevas normas. Al parecer odian en general a la gente así porque sí, no hace falta ya haber nacido en zambibar. Si no tienes la cabeza rapada, y no eres más blanco que un muñeco de nieve, estás en su lista negra. La lista negra, al ser negra, también está en la lista negra. Y así sucesivamente hasta el infinito, creándose un bucle nazi.

A todo esto, Eduar Northon tiene un hermano pequeño, que también nació nazi, debe ser que la madre llevaba el gen nazi en las trompas de falopio. Es el niño de terminator dos, por cierto. Pues cuando sale su hermano mayor de la cárcel, resulta que se ha hecho normal, y ahora tiene que educar a su hermano y decirle que estaba equivocado, que son buena gente las personas inmigrantes. El niño duda pero al final decide ir por el buen camino.

Al final, cuando el niño está haciendo pipi en el cuarto de baño, entra alguien que no se sabe quien es, seguramente terminator, y lo mata, asegurando así la supervivencia de las máquinas. Un final inesperado y redondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *