CRITICA BREAKING BAD temporada 1

BREAKING BAD T.1

CRITICA BREAKING BAD temporada 1

Hola, me hace mucha ilusión hacer esta critica de Breaking Man porque nunca he hecho crítica sobre una serie de televisión, y quizás esta sea mi oportunidad. Así que espero que te guste. Todo empieza con nuestro protagonista, Walter White, que va al médico de cabecera y le pregunta si tiene cáncer, y le dice sí. Le dice que lo tiene en el pulmón y que es nefasto. Lo siento. Le pregunta cuánto tiempo le queda de vida y el doctor le contesta que solo le quedan 5 temporadas de vida, pero que la última es doble. Así que Walter White piensa que es tiempo suficiente como para arruinarle la vida a su familia, y se pone manos a la obra. El primer paso será hacerse amigo de un camello simpático, pero a ver dónde encuentras uno. Camello de los que venden drogas, no los otros. Bueno, pues le pide ayuda a su cuñado, que es policía del fbi. Él le dice que no se preocupe que yo te llevo a encontrar uno, se van en coche, y le gusta uno que está saltando por una ventana, le gusta su determinación, así que lo contrata, se llama Yesi Pigman. Yesi como la Yesi la de tu barrio que es un poco choni. Pero este es más de un estilo macarra, con la gorra y eso, y dice bich, que es marrana en anglosajón. Bueno, pues le contrata y ale, a cocinar. No paran de “cock” como dicen ellos. Cock parriba, cock pabajo. Se van a cocinar con una furgoneta en mitad de un descampado, y producen una droga llamada “met”. Son porros azules cristalizados, la última moda en drogarse y morir. Pues bueno, es que hay una cosa que se me ha olvidado contarte y es que Walter White es profesor de drogas en el instituto, y por eso sabe mucho de moléculas. Dice unas cosas que te quedas impresionado, por ejemplo, que todo lo que conocemos está hecho por átomos de carbono ¿tú lo sabías?. Esta crítica profesional también está hecha por átomos de carbono profesionales. Bueno, pues como sabe mucho de laboratorios, le sale una “met” que es canela en rama, está más buena que cualquier otra en el mercado, y van a vendérsela a Tuco, un señorito muy alegre que siempre está contento, pero que no se fía de él, le pregunta cómo te llamas, y él dice Me llamo Heineken. y Tuco ya se queda más tranquilo.

Un día que vuelven de fabricar cocaína se dan cuenta que se les ha quedado un camello dentro de la furgoneta, y por si acaso, lo atan en el sótano usando un candado alrededor del cuello, muy ingenioso, así no te lo roban.

Walter White está casado con Escailer, que aunque tiene nombre de robot, es un ser humano de carne y hueso. Está embarazada y cada vez lo está más, lo que agrava la situación porque ella no sabe nada del tema “cock” y si se enterara se enfadaría. También tienen otro hijo, Walter Junior, lleva muletas y es buen chico. Y luego el cuñado y la mujer del cuñado, que es cleopatra y roba en tiendas para sentirse viva por dentro. Roba una tiara. Y si hay algo que escailer no puede soportar en esta vida es robar tiaras.

La serie es completa, lo mezcla todo y se hace llevadera. Mezcla drama, humor, amor, drogas, cáncer, escailers, te enganchará y ya no podrás dejar de verla. Un saludo.

NOTA CHAPLAN FINAL: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *