IM-STILL-HERE

I’M STILL HERE

 

I’M STILL HERE

El actor Joaquín Fénix interpreta a un rapero maloliente que quiere triunfar en el mundo de la música rapera. Se deja unas rastas y una barba y se lanza a conquistar el mundo. Primero dice que va a dejar su carrera de actor, va a quemar todas sus películas (Gladiator y las otras) y que va a sacar un disco. Las noticias empiezan a hacerse eco de ello, y él se va a una casa con sus amigos a hacer locuras. Por ejemplo, su mejor amigo aprovecha por la noche para hacerle caca encima, se lo pasan bien. También se drogan, fuman porros raperos, y se queman el pelo con un mechero. Cuando todo parecía ir como la seda, el músico que le iba a ayudar con el disco le dice que no, que sus canciones no riman lo suficiente, así que se deprime y se va con el porro entre las piernas.

Spoiler

Para relanzar su carrera, da un concierto en una discoteca de moda, y canta su canción, pero la gente le abuchea y él se pega con todos, los guardas de seguridad los separan, etcétera, y la cosa se pone fea, acaba vomitando en el baño, no sé que habría cenado pero parece colacao lo que tira por la boca.

[collapse]

LO MEJOR

Era todo una ficción, un montaje del director que se dice. El director es el hermano pequeño del otro que va siempre con Matt Damon. Se descubre que era todo falso, el pelo y la barba eran postizas, las gafas de sol no eran ni graduadas, y las canciones no rimaban a posta, era lo que pretendían. No entiendo qué querían hacer con esto.

LO PEOR

Cuando va a un show en directo, una especie de Buenafuente pero a la americana, y se ríen de él, le menosprecian, le obligan a tirar el chicle como si estuviera en clase, no sé, muy mal, normal que no haya vuelto. Luego en la gala de los oscares lo imitan de mala manera.

NOTA CHAPLAN FINAL: 6

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *